4

El bolígrafo y los dedos, la combinación perfecta