9

A Ballmer no le gustan los netbooks (y tiene razón)